martes, 25 de octubre de 2011

Cecil Balmond 1999: La Nueva Estructura y lo Informal, parte 2


"Lo informal no es aleatorio ni arbitrario, sino que se basa en la superposición para poner de manifiesto series de certezas cambiantes. Su lógica es contingente respecto de las condiciones iniciales. El caos es considerado como una sucesión de diversos órdenes, bastante diferentes de la idea que tenemos de "atrapar" lo arbitrario y llamarlo "orden". Las vueltas que da una cinta de Moebius hacia dentro y hacia afuera son informales. Una cubierta que se convierte en una pared o en un suelo, un suelo que es una piel, donde el límite no significa línea de margen, también lo son. Dos pilares fuera de alineación, uno al lado del otro, de formas y materiales diferentes, también lo son. En vez de medidas regulares y formalmente controladas, la variación de los ritmos y los impulsos caprichosos van arraigando, cada opción es considerada como una oportunidad. ¡una oportunidad!
El determinismo clásico de Newton presentaba una fuerza como una flecha recta y auténtica. Llenaba el vacío con una linealidad constante: un anillo fijo de la rígida cadena de la lógica. Actualmente consideramos una fuerza fija deuna manera diferente, corno una vía mínima a través de un campo de potenciales. En función de las condiciones locales, esta vía puede variar, pero su trayectoria se basa en momentos de mutua cooperación, una yuxtaposición simultánea que dibuja una de las vías mínimas.
EN LO INFORMAL NO HAY REGLAS ESTABLECIDAS NI PATRONES FIJADOS QUE PUEDAN SER COPIADOS CIEGAMENTE. SI HAY UN RITMO, ÉSTE ESTÁ EN LAS CONEXIONES ESCONDIDAS, INFERIDAS E IMPLICADAS, PERO QUE NO PUEDEN SER ADVERTIDAS CON EVIDENCIA. LAS RESPUESTAS SE BASAN EN LAS RELACIONES ENTRE LOS ACONTECIMIENTOS. LAS SITUACIONES HÍBRIDAS SE CONSIDERAN PUNTOS DE PARTIDA VÁLIDOS, Y NUNCA ACCIDENTES FORTUITOS. UN ACONTECIMIENTO AL LADO DE OTRO NO SE CONSIDERA ALGO EXCEPCIONAL, SINO COMO UNA DINÁMICA QUE EMITE UNAS VIBRACIONES ESPECIALES.
Las solucionas estructurales que surgen de lo informal generan en un edificio energías ocultas. La conectividad se improvisa: eI equilibrio une las partes en instantes ad hoc. Lo informal actúa como un agente de liberación, y la arquitectura se desprende de las nociones tradicionales de malla fija y de jaula. La topografía de estos edificios es totalmente diferente.
Las novedades son la intuición racional y un nuevo tipo de estructura."


Cecil Balmond (extracto 2). La Nueva Estructura y lo Informal
Revista Quaderns nº 222: Espirales, 1999
Imágen: Fotografía del Disney Concert Hall de Los Angeles tomada por Gerardo Waisman
Seleccionado por el arq. Martín Lisnovsky

martes, 18 de octubre de 2011

SC 159: Foster y una Materialidad Forzada que evoca el Océano y el Espacio


1- Norman Foster. Spaceport America, Nuevo México 2006-2011
2- Una Simpática Mantarraya que pasaba por allí...

Así en el fondo del mar como en las profundidades del espacio, las sensualidades curvilíneas tan asociadas con la dinámica digital, ha encontrado en este edificio histórico (primer puerto espacial privado, recientemente inaugurado ), un momento para lucirse. Pero nada de la materialidad ni del sistema constructivo nos remite a los universos mencionados, solo la morfología que recién al final del proceso, permite vestirse a la moda. Seguimos añorando noblezas como la Terminal de la TWA, obra de Eero Saarinen con la mano de nuestro César Pelli...
Editado por el arq. Martín Lisnovsky
Fotografías tomadas de la web, podrán tener derechos


lunes, 10 de octubre de 2011

Cecil Balmond 1999: La Nueva Estructura y lo Informal, parte 1


"Hacemos jaulas a partir de nuestras estructuras. Queremos que nuestros edificios tengan entramados, pero debido a la pulsión cartesiana compartimentamos el espacio según estrictas líneas horizontales y verticales. Nuestros proyectos reinventan las topografías de los esqueletos rígidos.
Es la hipótesis, limitada por ángulos rectos, de un orden entendido como una delineación rigurosa en el interior del edificio en cuanto objeto. De esta manera, el límite exterior queda fijado, y entonces comienza un proceso de subdivisiones exactas a base de mallas y submallas; una disminución del espacio en fijaciones regulares y repetitivas. Dentro de la rigidez, nada se mueve. Igual que los soldados de una parada militar, todo tiene la longitud de un brazo, mientras que la formación de todo el regimiento tiene más importancia que el impulso individual. La formalidad se da por supuesta. y el concepto regimental del orden es aceptado como estado de las cosas. La imaginación queda inmovilizada y ponemos trampas al movimiento.
En la perfección estática del cubo modernista, con su gama minimalista de cristal y transparencia, nos aproximamos al vacío del contenedor. La estructura no parece dar ninguna respuesta, sino que más bien se queda muda. En las elaboraciones high-tech, sólo se puede advertir la prolongación de una tradición mecanicista: mástiles de acero y cables, la estructura entendida como una máquina. En cuanto al espacio y la configuración, la inspiración parece haber dado paso a una tecnología omnipotente.
Ahora bien, esta tierra yerma artificial ¿es una geometría o hay algún tipo de animación que permita introducir alguna intervención en su potencial como conjetura, y no como terreno predestinado? Si en esta geometría hay vida, quizá habría que Ir más allá con más cuidado, aprovechar más la intuición Y el instinto que la hipótesis de un espacio neutralizado, capaz únicamente de contener.
En los ritmos Irregulares y en la diversidad que vemos a nuestro alrededor, la realidad es muy compleja: es muy rica en complicaciones. Por tanto, ¿por qué no observar las características que "siembra" esta complejidad y establecer los puntos de partida de una lógica interna que nos lleve más allá de las ideas de conjunto y de coherencia? Tradicionalmente, A se relaciona con B, y B se relaciona con C, en una serie de conexiones jerárquicas formalmente lógicas. En cambio, es posible que la idea de pasar de A a B, volver a A, volver de nuevo a B, construya algún tipo de enlace retroactivo? ¿Por qué no pensar la estructura como una huella, como un episodio, como un staccato o una puntuación? Entonces, como catalizador, sugiritía la idea del local: la yuxtaposición se convertiría en ritmo; las entidades híbridas serían consideradas como naturales y positivas, y no como piezas aisladas, como irregularidades o como excepciones. De esta manera entramos en un dominio general de superposiciones en el que lo que es específico del lugar, en un instante determinado o desde un punto de vista particular, puede convertirse en orden. Entonces surgen las ambigüedades y la interpretación es la única manera de avanzar.
No puede haber una única lectura de un edificio de este tipo.
"
Cecil Balmond (extracto 1). La Nueva Estructura y lo Informal
Revista Quaderns nº 222: Espirales, 1999

Imágenes: Cubierta de la Estación de Chemnitz (proyecto que acompañaba la edición dle artículo) y un trabajo de Alyssa Bearoff, tomada de la web
Seleccionado por el arq. Martín Lisnovsky

sábado, 8 de octubre de 2011

jueves, 6 de octubre de 2011

Jobs y Apple 1970-2011: La Grilla con los Momentos Destacados



Publicada Originalmente por la revista MacUser, septiembre de 2011
Seleccionado por el arq. Martín Lisnovsky

martes, 4 de octubre de 2011

Campo Baeza: Aproximaciones a los Términos Estereotómico y Tectónico


Se entiende por arquitectura estereotómica aquélla en que la fuerza de la gravedad se transmite de una manera continua, en un sistema estructural continuo y donde la continuidad constructiva es completa. Es la arquitectura masiva, pétrea, pesante. La que se asienta sobre la tierra como si de ella naciera. Es la arquitectura que busca la luz, que perfora sus muros para que la luz entre en ella. Es la arquitectura del podio, del basamento, del estilóbato. Es para resumirlo, la arquitectura de la cueva.
Se entiende por arquitectura tectónica aquélla en que la fuerza de la gravedad se transmite de una manera sincopada, en un sistema estructural con nudos, con juntas, y donde la construcción es articulada. Es la arquitectura ósea, leñosa, ligera. La que se posa sobre la tierra como alzándose de puntillas. Es la arquitectura que se defiende de la luz, que tiene que ir velando sus huecos para poder controlar la luz que la inunda. Es la arquitectura de la cáscara. La del ábaco. Es, para resumirlo, la arquitectura de la cabaña.
Es evidente que esta distinción se hace en base a una consideración "estructural" de la arquitectura. Veo cada día más claro la central importancia de la estructura, portante y transmisora de cargas y a la vez conformadora y ordenadora del espacio arquitectónico. La estructura es la respuesta material a la gravedad que, tantas veces he repetido, "construye el espacio", de la misma manera que la luz "construye el tiempo".

Alberto Campo Baeza. De la Cueva a la Cabaña (extracto)
Pensar con las Manos, 2009

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin